2 de febrero Día de la vida religiosa

Desde que el Papa Francisco quiso destacar el 2 de febrero como el día de la vida consagrada, nuestra parroquia de S. Eduardo, ha venido haciendo una mención especial a este acontecimiento.

Cada año, la misa parroquial de las 13 h se prepara de una forma diferente, moniciones, símbolos y ofrendas ayudan a destacar aspectos importantes de la vida consagrada.

Cuatro congregaciones religiosas femeninas, pertenecemos a la parroquia y convivimos día a día con los demás parroquianos, pero en este día, deseamos y así nos lo demandan dar testimonio de nuestra vocación, cada una desde su carisma y espiritualidad. Es un momento importante para ver cómo las distintas vocaciones  de vida  contribuyen a forman el pueblo de Dios en el que todas estamos insertas.

Esta celebración a nivel “religiosos” es seguido de un sencillo ágape fraterno que prolonga el diálogo y el encuentro entre todos. Creemos que la vida religiosa tiene que hacerse presente en los  pequeños grupos que posibilitan la cercanía, sus celebraciones solemnes en la catedral , es necesario realizarlas también en  las parroquias donde al conocernos más, pueden saber mejor lo que es la vida religiosa y nos pueden  interpelar.