Nuestra vida-carisma

A la escucha de Dios y de la vida, en comunidades contemplativas y apostólicas, las Religiosas y los laicos de la Asunción continuamos hoy respondiendo a nuestra vocación específica en la Iglesia, al servicio de las necesidades de nuestro Mundo: “dar a conocer y hacer amar a Jesucristo en una tarea de educación para la transformación de la sociedad” Sta. Mª Eugenia de Jesús.

La oración personal y litúrgica armoniza nuestra vida en torno a Dios, Belleza Infinita que nos ha creado y redimido en Cristo, el Verbo Encarnado.

En la meditación y el estudio de la Palabra de Dios, en el rezo comunitario de la Liturgia de las Horas que intercala nuestra jornada y en la celebración de la Eucaristía prolongada en la Adoración del Santísimo, reconocemos y adoramos al Dios Amor que continuamente nos recrea, y nuestra oración se convierte en alabanza, acción de gracias y petición por el Mundo.

El gozo de sabernos amados por Dios, nos lleva a desprendernos gozosamente de todo lo que impide que Dios reine en nuestras vidas, y aumenta nuestro celo apostólico haciéndonos sus colaboradores.

En comunión con la Iglesia y enviados por ella, hermanas y laicos comparten una misma misión educativa cimentada en la Fe y el Amor a la Verdad, que se desarrolla en colegios, centros de promoción social, residencias para jóvenes y parroquias... adoptando formas y lenguajes de las diferentes culturas de los más de treinta países donde estamos insertos. Cada comunidad o grupo de la Asunción, en su pequeña esfera, animado por la pasión de Sta. Mª Eugenia y orientado por su filosofía, desarrolla una educación integral, que ayuda a formar caracteres sólidos, personas libres, responsables y comprometidas en la construcción de un mundo donde la Justicia, la Paz, el respeto de la Creación y la Solidaridad sean posibles.

En comunidad cada día recibimos, construimos y disfrutamos con el espíritu de familia que nutre nuestra vocación, y nos forma como discípulos, desde el reconocimiento y la aceptación de las diferencias, el agradecimiento y el perdón y la búsqueda de proyectos comunes.

Como María cuya vida “fue toda adoración”, queremos que nuestra acción sea servicio y alabanza a Dios en y para nuestro Mundo.

 

Hoy, hermanas y laicos de la Asunción, están presentes en 33 países: Europa (6), Asia (5), América (10) y África (12), conformando 19 provincias, comparten fe, vida y misión.

Noticias relacionadas con: Espiritualidad

El papa Francisco no deja de sorprendernos

El papa Francisco no deja de sorprendernos y el pasado 13 de junio ha publicado su Mensaje para la Primera Jornada Mundial de los pobres , que...

Nuestro perla preciosa

Durante tres días, 60 hermanas de la provincia de España, profundizan el carisma de la Asunción desde la historia personal y experiencias fundantes...

Personalidad carismática

Vamos a intentar desgranar la “personalidad carismática” [1] de Madre María Eugenia, y los elementos de la espiritualidad de la Asunción surgidos de...