Desde Huércal-Overa: Algunos acontecimientos celebrados en la Iglesia

 

A nivel diocesano hemos vivido el gran acontecimiento del nombramiento por el Papa Francisco de Monseñor Antonio Gómez como coadjutor y sucesor de nuestro Obispo actual.

Su familia es de Carrión de los Condes (Palencia), pero él nació en Cantabria por la situación de trabajo de su padre.

Otra gran noticia, no menos esperada, fue la proclamación, el 17 de marzo de 2021, del decreto en que se reconocen las virtudes heroicas y se declara Venerable a un hijo de Huércal-Overa, el sacerdote Salvador Valera Parra.

Con ocasión de este acontecimiento, Monseñor Antonio Gómez vino a

presidir la celebración de una Eucaristía de acción de gracias y conocer el pueblo de este sacerdote considerado un santo.

Muchos le llaman el Cura de Ars español.

El Padre Valera fue ordenado sacerdote en marzo de 1840.

Como Pastor, desarrolla una extensa acción pastoral, siempre cercano a sus feligreses, asistiendo a los que sufren los efectos de terremotos, epidemias, por lo que fue distinguido en 1859 con la Orden de Carlos III; en la sublevación del penal de Cartagena apacigua a los encarcelados con su sola presencia.

El Obispo de Cartagena lo señala como modelo, diciendo a sus sacerdotes: “solo os pido que os miréis en el espejo que tengo en Huércal-Overa, en el cura Salvador Valera Parra, en cuyo espejo se mira también vuestro Obispo”.

 Apóstol infatigable, lleno de iniciativas para ganar a la juventud y santificar los hogares, siempre atento a las necesidades humanas, habilita un hospital que hoy día dirigen las Hermanitas de los Pobres Desamparados.

No duda en acudir a las autoridades para pedir mejoras en obras públicas para su pueblo.

Ya en vida realizó hechos milagrosos, por lo que el arzobispo de Valencia dijo de él:” No estoy hablando de un hombre ni de un sacerdote, hablo de un ángel”.

Hoy suscita gran dinamismo entre los habitantes de Huércal-Overa que desean llegar a poder aclamarlo como Santo.        

             

                                                                                CATEQUESIS                                                                                                                                                                                                

Otra noticia de este año escolar es que, a pesar de la pandemia, nos arriesgamos a iniciar las catequesis de segundo y tercer año y hemos conseguido terminarlo con éxito.

Se formaron treinta y cuatro grupos, menos numerosos que habitualmente para poder guardar los protocolos oficiales.

Al final del curso, 167 niños distribuidos en pequeños grupos, han recibido la Primera Comunión.

Gracias a la colaboración entre hermanas y catequistas se ha podido realizar este bonito trabajo de acompañamiento en la fe a niños y padres.